Radiofrecuencia Facial

Este tratamiento consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas que estimulan esa actividad, mejorando la calidad de los tejidos y la elasticidad de la piel, corrigiendo líneas de expresión, los niveles de hidratación y aportando firmeza a las zonas tratadas.

Es un proceso indoloro y está indicada para mantener esa “buena piel” del rostro, cuello y escote. Sirve también como procedimiento complementario para optimizar y potenciar el efecto de otros tratamientos médico estéticos faciales.

¿Para qué sirve este tratamiento?

La radiofrecuencia facial consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas que provocan un calor intradérmico que estimula los fibroblastos en la piel para aportar más firmeza. Estas ondas penetran en las capas más profundas de la piel y permiten aumentar la circulación sanguínea y activar la regeneración natural del colágeno para mejorar la elasticidad, oxigenación e hidratación de la piel.

¿En qué consiste este tratamiento?

Atenúa y previene líneas de expresión, la deshidratación de la piel, la pérdida de grosor y la elasticidad, mejorando la calidad general de los tejidos. Retrasa la aparición de arrugas y el aspecto envejecido de la piel potenciando su hidratación natural.

Se aplica en la cara, cuello y escote y es muy recomendado para potenciar resultados de otros tratamientos faciales. Consigue el efecto flash desde el primer día: piel firme, lisa, hidratada, luminosa. Se nota también un efecto relleno y voluminizador en arrugas y líneas de expresión. Estos resultados van mejorando según se alarga el tratamiento.