Ácido Hialurónico

El relleno con Ácido Hialurónico es un tratamiento médico estético facial, prácticamente indoloro, recomendado para minimizar esas primeras señales de pérdida de elasticidad, firmeza y frescura de tu rostro que llegan con la edad.

Reforzando tu piel con una sustancia que tu cuerpo deja de producir de forma habitual: ácido hialurónico. Reponerlo donde hace falta ayuda a corregir imperfecciones, a recuperar el surco nasogeniano, el volumen de tus labios y a mantener una piel con aspecto sano e hidratado. Y no, no cambia tu expresión.

¿Para qué sirve este tratamiento?

El proceso de relleno es un procedimiento médico estético basado en infiltraciones de sustancias no tóxicas, biocompatibles y reabsorbibles por el cuerpo.

El ácido hialurónico – un componente que el cuerpo empieza a producir menos con la edad y que contribuye para mantener la elasticidad de la piel – se inyecta en las zonas que se deseen remodelar, aumentar o corregir. El relleno con ácido hialurónico rellena e hidrata y por eso permite atenuar las primeras arrugas del tercio superior del rostro y de la zona de los labios.

El ácido hialurónico es absorbido por el cuerpo por lo que se requiere mantenimiento pasados de 6 a 8 meses.

¿En qué consiste este tratamiento?

El ácido hialurónico rellena los surcos e hidrata la piel ayudando a eliminar las primeras arrugas, las arrugas más profundas y pequeñas imperfecciones.

Cuando se aplica en los labios define el perfil, reduce las arruguitas de la comisura labial y aporta volumen dando un aspecto hidratado y saludable. El efecto es inmediato y progresivo con visibles mejoras de la piel en un par de semanas.

Permite mantener una expresión auténtica y natural, reforzando el contorno de labios e hidratación del rostro.